¿Qué es la halitosis? ¿Cómo puedo evitar el mal aliento?

La halitosis, o mal aliento, es un problema muy común que causa vergüenza en quien lo sufre, y que requiere la supervisión de un dentista para determinar la raíz del problema y encontrar la solución más acorde para solucionarlo. Ya que más de la mitad de los casos de halitosis tienen origen bucal. Si te interesa saber en qué consiste este problema y cómo evitar el mal aliento, sigue leyendo, te lo contamos.

Pero, ¿qué es exactamente la halitosis?

La halitosis es lo que conocemos como mal aliento, muy a menudo motivado por la acumulación de bacterias de la cavidad oral y restos de comida en dientes, lengua y encías. Aunque existen otras causas del mal aliento, como el consumo de determinadas bebidas o alimentos.

Además, en el 20% de los casos, el problema aparece por patologías respiratorias o digestivas.

Otro 20% creen tener halitosis por tener la boca seca, padecer estrés o ansiedad, tal y como indica la Fundación Dental Española.

¿Por qué tengo mal aliento?

Existen unas 80 causas de sufrir halitosis, aunque las más frecuentes son las siguientes.

Causas relacionadas con la boca

Las bacterias que se encuentran en los restos de alimentos que se quedan en la boca son el principal motivo de sufrir mal aliento. Estas, además, son las causantes de la periodonitis y las caries. Por lo que es importante hacer hincapié en la limpieza bucodental y hacerse una limpieza de dientes profesional al menos una vez al año.

Otros causantes de la halitosis que encontramos en la boca son los siguientes:

  • Saburra lingual (capa de suciedad blanquecina que se posa en la lengua)
  • Enfermedad de las encías
  • Exceso de salivación o sequedad en la boca
  • Caries o abscesos
  • Inflamación de la mucosa bucal
  • Infección por hongos
  • Deficiencia de vitamina C
  • Piercings en la zona bucal
  • Quistes dentígeros

Causas de la halitosis relacionadas con el aparato respiratorio

Algunas enfermedades respiratorias pueden causar mal aliento. Las más habituales son:

  • Rinosinusitis, la inflamación de la mucosa de la nariz y los senos paranasales
  • Respiración bucal, directamente relacionada con la cantidad de saliva y su composición
  • Obstrucción nasal por malformaciones o enfermedades que llevan a infección de las cavidades nasales
  • Secreción nasal continua
  • Desviación del tabique nasal
  • Estrechez de las fosas nasales
  • Inflamación de las amígdalas
  • Carcinomas de laringe
  • Bronquitis
  • Dilatación anormal del árbol bronquial
  • Abscesos pulmonares

Causas del sistema digestivo

El aparato digestivo también puede ser la raíz del mal aliento, aunque es menos común. Por ejemplo:

  • Bacteria ‘Helicobacter pylori’
  • Reflujo gastroesofágico
  • Cuerpo extraño en la faringe
  • Hernia de hiato
  • Vómitos y neoplasias

Algunos problemas del sistema digestivo pueden dar sensación al paciente de sufrir halitosis, pero realmente no tienen este problema.

En este mismo grupo podemos incluir los alimentos que causan mal aliento, como el ajo, la cebolla, el queso o el huevo.

¿Cómo se trata el mal aliento?

Existen algunos consejos para evitar el mal aliento:

  • Tener una buena higiene bucodental
  • Evitar consumir café y alcohol
  • No fumar
  • Beber mucha agua
  • Respirar por la nariz siempre que sea posible
  • No consumir alimentos con mucha grasa
  • Evitar las comidas que fomentan el mal aliento

En el caso de que nada de esto funcione para evitar el mal aliento, y el problema persista, es fundamental visitar al dentista para que estudie el problema y dé con el tratamiento indicado.

El dentista puede recetar fármacos específicos, realizar una limpieza dental en profundidad, revisar las posibles causas bucodentales y derivar a otro especialista en caso de que la causa escape a sus competencias.

En nuestra clínica dental en Granada ponemos a tu disposición a un equipo con gran experiencia, que te ayudará a acabar con tu problema de mal aliento de forma rápida y eficaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías del blog

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.